7 de marzo de 2016

DÍA DE LA LOGOPEDIA... ¿SE CELEBRA EL DÍA DEL CALLISTA?

El 6 de Marzo se celebra anualmente el día de la logopedia y por lo tanto, se conmemora la existencia de esta profesión tan importante, pero tristemente, tan poco conocida. Habitualmente se confunde con la podología (y con otras disciplinas) pero no tiene en absoluto nada que ver con los pies. Y, a este respecto, lo que en un momento concreto es una anécdota graciosa (y doy fe de que es cierto) si adquiere carácter repetitivo puede llegar a ser molesto.

Por ello, entre otras razones, no podía pasar sin aportar mi granito de arena (aunque llegue un poco tarde) a la causa de intentar dar más significado y profundidad a este término que, sólo como curiosidad, etimológicamente,  hace referencia a la educación de la palabra, ya que está compuesto por las palabras griegas: logos –palabra- y paideia –educación-. Para seguir con la citada causa, me gustaría aportar mi visión personal y es que considero que se trata de un trabajo que requiere entrega personal, así como gran capacidad de empatía y con frecuencia, al ser una figura poco conocida, tal y como había dicho, se suelen reducir drásticamente sus funciones a "el/ la que enseña a hablar y/ o a pronunciar". Esto no es que sea falso, pero su alcance es mucho mayor de lo que dicho así aparenta. Por tanto,  denominarlo de esta forma, aunque se haga para abreviar y con la mejor voluntad, simplifica tanto sus competencias que también minimiza su valor. Además, también resulta negativo en el sentido de que muchas personas, que pueden ser susceptibles de necesitar sus servicios, pueden no tener ni la más remota idea de ello. En mi opinión, esto es una enorme pena (tanto para paciente como para el/ la terapeuta que se gana la vida con ello).
Por otro lado, conocer un poco más lo que supone la logopedia, su radio de acción y funciones, normaliza los ejercicios y actividades que se llevan habitualmente en sus consultas. Es muy común que se los/ as visualice soplando la vela o moviendo la lengua, lo que les otorga una imagen de excéntricos/ as aparentemente sin causa, aunque, obviamente, todo tiene su razón.

Por todo esto, para ayudar a profundizar un poco más la figura del o la logopeda lo primero de todo, comenzaremos diciendo qué es realmente la logopedia:
La Logopedia es la disciplina encargada de la prevención, evaluación y tratamiento de los trastornos de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz, la audición, pero también de la deglución. Por ello la intervención de estos/ as profesionales puede ser interesantes para toda la población: niños/ as, adolescentes, adultos/ as y, por supuesto, personas mayores”. 

Dicho esto, os comentaré algunas casuísticas y patologías en las  que este/ a profesional es necesario:
Cuando se ha sufrido un daño cerebral, por ejemplo, un ictus que ha mermado las habilidades lingüísticas, expresivas y/ o comprensivas. Con logopedia se contribuye a restablecer las habilidades comunicativas de estas personas y por tanto, su autonomía y autoestima. 

En personas que padecen enfermedades neurodegenerativas (como Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple…) la intervención radicará en atenuar y frenar, en la medida de lo posible, el avance de la sintomatología en lo que a lenguaje y comunicación respecta.

En cantantes el o la logopeda les enseñará ejercicios para rentabilizar su voz sin hacerse daño  y técnicas concretas.

En cualquier persona que quiera perfeccionar su dicción, aumentando su inteligibilidad articulatoria y por lo tanto, haciéndose entender mejor. Un caso concreto podrían ser locutores/ as de radio, también presentadores/ as de televisión, figuras públicas o cualquiera para el/ la que la voz sea su principal herramienta de trabajo.

En personas que notan su voz “ronca” (disfónica sería el término apropiado) y comienza a suponerles una molestia y/ o observan que la situación no mejora o incluso, empeora.

En personas que han sufrido un cáncer de laringe que ha motivado su extirpación (laringectomizados): a través de la intervención logopédica se les enseñará la forma de volver a “hablar”, aun sin tener cuerdas vocales, usando la voz conocida como “erigmofónica”.

En casos de errores de pronunciación de alguna letra. ¡Sí! También en adultos. Es posible solucionarlo y en mi opinión, queda bastante más elegante y apropiado dirigirse, por ejemplo, a una entrevista de trabajo, con una pronunciación adecuada que no fallando en la articulación de algún fonema (sonido de letra). Todos/ as nos podemos representar sin dificultad en nuestra mente a algún cargo público al que le ocurre esto y suele, por esta razón ser objeto, de mofa. Quizá no sea muy justo hacerlo, pero por otra parte, la solución no es tan complicada. El tema es que hay que hacer un esfuerzo. Cada uno/ a debe considerar si le merece la pena.

Personas a las que les han colocado un implante coclear. Éste es un pequeño dispositivo electrónico que se coloca a través de una operación (haciendo la función de la cóclea) y que permite a las personas con pérdida auditiva neurosensorial severa decodificar las señales acústicas. Todo ello tras la rehabilitación llevada a cabo por un/ a logopeda. El último paso consiste en que una persona implantada sea capaz de hablar por teléfono.

Para personas que presentan repeticiones de sonidos, palabras y/ o bloqueos, es decir, fallos en la fluidez del habla, o lo que se conoce como disfemia y traducido al lenguaje popular tartamudez. El o la logopeda contribuirá a optimizar el ritmo de habla de esa persona, lo que nuevamente repercutirá positivamente en su calidad de vida.

Para personas que padecen dolor al tragar y/ o se atrangan al comer (disfagia): el/ la logopeda intervendrá mediante ejercicios motores orales, técnicas posturales compensatorias, y enseñando maniobras de deglución.

Para niños/ as (y no tan niños/ as) con deglución atípica: ésta consiste en la postura inadecuada de la lengua a la hora de tragar lo que, finalmente, provoca malformaciones en la dentadura. A través de la intervención logopédica se corregirá esta posición anómala y se prevendrán los problemas ortodóncicos.

En niños/ as con problemas de lenguaje y habla. La suerte aquí es que también tenemos en los colegios  (al menos en los públicos) la figura del maestro/ a de Audición y Lenguaje. De todas formas, en ocasiones puede ser recomendable combinar la actuación de ambos profesionales.

Estos son algunos casos, como decía, pero la lista es más larga.  Os dejo el enlace a un artículo que me parece que refleja muy bien lo que es la logopedia y además, me parece que está muy bien enfocado. En él aparece una imagen de la película “El discurso del rey”, bastante recomendable y un ejemplo de lo que aquí se expone.


Conclusión, el/ la logopeda no es ese/ a profesional raro/ a que se dedica a quitar los callos de alguien mientras sopla, es un/ a profesional que puede mejorar tu calidad de vida y que por ello, merece mucho la pena que se difunda correctamente su ámbito de actuación y los beneficios que su intervención puede aportar.

No hay comentarios: