26 de enero de 2016

UN POCO DE GIMNASIA PARA LA BOCA

Continuando en la línea de ofrecer algunas pautas y sugerencias para estimular el lenguaje en los niños/ as, resulta importante destacar la realización de "praxias bucofonatorias" como uno de los ejercicios clave para:
  • Agilizar los órganos implicados en el habla.
  • Mantenerlos en un tono óptimo para conseguir una buena pronunciación.
  • Lograr que el niño/ a sea finalmente capaz de pronunciar todos los sonidos del lenguaje.
Ya que los labios y la lengua (que son las estructuras activas que más implicadas están en la articulación) también constan de músculos, estas praxias vienen a ser un tipo de ginmasia. A través de la misma podemos hacer que se encuentren en un mejor estado para pronunciar correctamente.


La recomendación es llevarlas a cabo todos los días, al menos cinco minutos al día. El esfuerzo que requieren es inversamente proporcional a los beneficios que nos pueden aportar. Es un tiempo mínimo que a la larga (es preciso un poco de paciencia, especialmente en algunos casos) nos otorga una buena recompensa.
Durante las rutinas diarias en casa, podemos introducirlas naturalmente en diferentes momentos, de manera lúdica, es decir, sin que los niños/ as se percaten de que estamos "trabajando". Así, resulta una actividad mucho más motivante y por tanto, eficaz.
Al final, os adjunto un enlace al que os podéis dirigir para encontrar un listado de ejercicios práxicos. Hay que tener en cuenta que no se trata de algo que tengamos que seguir al pie de la letra. Son sólo una guía, para que si no se nos ocurre qué hacer podamos recurrir a ellos. Una vez que hayamos comprendido la efectividad que revisten y que los hayamos decidido incorporar a nuestras vidas, hay muchas formas de realizarlas que pueden resultar atractivas:
  • Imitando cualquier sonido u onomatopeya mientras:
  • Vamos en el coche imitando el ruido de encender el motor (cuidado con la /r/ . Si no la saben decir, imitar con otros fonemas -sonidos del lenguaje- que sí domine.Os remito a las sugerencias del otro día para explicar este inciso).
  • Contamos cuentos y aparecen animales, algún personaje realiza alguna acción a la que podamos incorporarle un sonido, por ejemplo: llamó a la puerta "toc- toc", se cayó al agua: "chof", sonó la campana: "tan, tan", etc.
  • Los/ as bañamos: "chof, plas.."
  • Cocinamos (la sartén hace ruido, el agua al salir del grifo, la batidora, etc).
  • Relamiendo los labios y los dientes en distintas direcciones después de comer.
  • Lo mismo cuando se están lavando los dientes. Si tenemos uno eléctrico podemos hacerles masajes en la lengua con su dorso.
  • Hacer carreras de helicópteros y repetir: "tetetete..." También pueden repetir "tiu, tiu, tiu..."
  • Tararear canciones (con algún fonema que dominen).
  • Jugar a imitar el trote del caballo.
  • Etc.
En definitiva, cualquier excusa que se nos ocurra para disfrazar de juego esta tarea.

Espero que lo probéis.


No hay comentarios: