24 de enero de 2016

ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA ESTIMULAR EL LENGUAJE

CONSEJOS PARA LA ESTIMULACIÓN DEL LENGUAJE


ALGUNOS ASPECTOS A TENER EN CUENTA:



  • Debemos usar constantemente un lenguaje claro y adulto, evitando diminutivos y el lenguaje infantilizado.
  • Respetar el ritmo personal del niño/ a cuando se exprese. No interrumpirlo/ a ni anticipar su respuesta, aunque tarde en darla.
  • Si comete errores al hablar no reír estas incorrecciones ni repetir constantemente la expresión que haya usado. Tampoco hay que regañar. Se debe corregir indirectamente diciendo la forma correcta, pero sin incidir en que él/ ella lo ha hecho mal. Por tanto, hay que actuar como modelos pero nunca haciéndolos repetir (“dilo otra vez, que yo te oiga…”). La razón por la que esto no es positivo (aunque lo hagamos con toda la buena intención) es doble:
  • Por un lado, no es seguro que lo vayan a decir mejor porque pueden no saber cómo situar los órganos que intervienen en el habla para llegar a los “sonidos” que está diciendo mal. La razón es este caso, es motriz.
  • Por otro, tampoco aseguramos el éxito con esta medida ya que pueden no diferenciar esos “sonidos” de otros por los que los están sustituyendo. Por ello cuando cecean, por ejemplo, puede ser porque no distinguen “z” de “s”. El elemento clave aquí es la discriminación auditiva.
  • Habituar al niño/ a a que sepa escuchar y a que también él/ ella sea escuchado/ a. Debe ir aprendiendo a escuchar hasta que la persona termine de hablar.
  • Acostumbrarlo/ a también a que mire a los ojos de la persona que le está hablando.
  • No se le debe comparar con otros niños/ as ni ser demasiado exigentes.
  • Fomentar la autonomía e independencia del niño/ a y evitar la sobreprotección para no infantilizarlos (es decir, no actuar con como si fuera más pequeño/ a de lo que en realidad es). Para ello, por ejemplo,  propiciaremos que se vista y se desvista solo/ a, que hagan pequeña tareas, como ayudar a poner la mesa, secar los platos o hacer la cama.
  • Al respecto del punto anterior es importante comentar que hacia los dos años los niños/ as deben ir abandonando hábitos como: tomar el biberón, las papillas y purés así como chuparse el dedo. Las comidas sólidas contribuyen al desarrollo de los maxilares y de la musculatura facial, estructuras relacionadas con la producción del habla, lo que a su vez favorece que el lenguaje se desarrolle mejor. Si su alimentación se compone básicamente de papillas o purés no estaremos contribuyendo a que se fortalezcan estas estructuras, si no por el contrario su desarrollo será más lento y a consecuencia también lo será el desarrollo del habla y del lenguaje.
  • Por otro lado, el hábito de chupar el dedo y también el chupete debe abandonarse como muy tarde a los dos años porque si no los dientes tenderán a deformar su alineación correcta formándose lo que se conoce como “mordida abierta” o de “tiburón”. En este caso lo que ocurre es que los dientes no hacen un buen cierre y esto deteriora la correcta articulación (pronunciación) de ciertos fonemas (sonidos de las letras) además de alterar la estructura facial.
  • Es importante leerle cuentos y que vea que los adultos también leen (mostrarnos como buenos modelos porque tienden a imitarnos).
  • Reproducir sonidos y onomatopeyas de animales y demás es recomendable porque así van explorando y conociendo las posibilidades de expresión que poseen (practican distintos fonemas) y agilizan la lengua y los labios.
  • Jugar con molinillos, pomperos, apagar velas, inflar globos, mover bolitas de pin pon soplando también es bueno para reforzar las estructuras relacionadas con el habla.


QUÉ HACER SI…

Tartamudea un poco (porque repite sílabas o palabras, se bloquea o se alarga demasiado): si es poco no hay que asustarse porque entre los 2/ 3 años y los 5 es normal, forma parte del aprendizaje del lenguaje (que es un proceso muy complejo). Lo más importante es no hacer consciente al niño/ a de que hemos detectado estos “fallos” y no hacerlo repetir para tratar de que lo  haga mejor, tampoco ser demasiado exigentes y transmitirle calma. Lo más importante es que se exprese de forma oral y apoyarlo/ a cuando  lo haga para reforzarlo; también, de vez en cuando felicitarlo/ a. Debe sentirse seguro y no tener miedo a hacerlo mal. Ser buenos modelos de habla es importante, para ello hacerlo de la forma más clara posible y a un ritmo más bien lento es lo mejor.

Pronuncia mal algunos fonemas o no los dice, habla de una forma que casi no se entiende por esta causa: como antes decía, es normal que durante la adquisición del habla y del lenguaje los niños/ as cometan errores al hablar. Algunos son difíciles y tardarán más en saberlos decir. El más complicado es la /rr/ y es posible que no la adquieran hasta los 5 años, estando dentro de la normalidad.
En cualquier caso, es importante estar pendientes, sin necesidad de alarmarnos pero sin descuidarnos al mismo tiempo.  Ante cualquier duda consultar a la maestra de A.L. del colegio.

No hay comentarios: